EL SIGNIFICADO DEL DOLOR

El dolor a día de hoy se ha convertido en un elemento común más en nuestro día a día. Niños, adultos, adolescentes constantemente se están quejando de sentir dolor de espalda, de cabeza, de dientes… Pero ¿ que significa realmente el dolor? La definición del dolor es un concepto subjetivo definido como una sensación desagradable inducida por estímulos dolorosos que son detectados por las terminaciones nerviosas de las neuronas especializadas en sentir dolor. 

¿Y esto que significa? ¿ Cuales son esos estímulos dolorosos? ¿Todos sentimos el mismo nivel del dolor? ¿ El dolor depende que exista daño en un tejido u órgano?…. Complicado, ¿verdad?
Aclaremos algunas cosas, el dolor es una sensación subjetiva que depende de muchos factores como la edad, el sexo, la cultura, la genética, factores ambientales, educativos, emocionales… y que se traduce en un estimulo desagradable para cualquier ser viviente, sin embargo no todos percibimos el dolor de la misma manera. Históricamente se ha reconocido el dolor como una alarma de que algo en el cuerpo no funciona bien, de que existe una lesión en alguna parte del cuerpo como un infarto, una herida por un corte, un traumatismo, etc. Esto es lo que denominamos dolor agudo. Pero como hemos dicho antes el dolor depende de muchos factores.

Se han recocido muchos casos como en la segunda guerra mundial de soldados que tras una amputación de pierna por heridas de bala no sintieron ningún dolor, ¿ Os lo creéis?  

 

Esto es debido al ambiente externo donde se desarrolló la experiencia sensitiva del dolor , un ambiente en el que  era más importante sobrevivir que detenerse a sentir dolor. Entonces…. ¿ Quien es responsable de que sintamos dolor? Si la experiencia de sentir dolor dependieran de los nervios puramente hablando toda lesión en el cuerpo provocaría dolor , sin embargo como hemos visto no siempre es así, el encargado de que sintamos dolor es el CEREBRO, ese inmenso desconocido que todo lo gestiona.  Y es aquí cuando la cosa se complica. 

El cerebro regula la experiencia del dolor en función de la información hormonal ( la cual depende a su vez de la flora intestinal),  las emociones, rasgos personales, el significado del dolor culturalmente,  la información proveniente de los distintos tejidos, la información genética que expresa nuestras células, los hábitos de vida como la alimentación, las horas de descanso, el tipo de trabajo, el estrés… 

 

 

 

El dolor crónico se define como aquel que dura más del tiempo de curación normal de los tejidos; y son estos factores los que harán que un dolor se resuelva en un periodo normal de curación o por el contrario se perpetúe en el tiempo.  Pues bien… ¿sabéis la cantidad de personas que sienten dolor después de haberse curado una lesión? Tal vez tú seas una de ellas.

Hay muchísimas personas que padecen este tipo de dolor en todo el planeta. Esto ocurre porque como hemos dicho la experiencia del dolor depende de muchos factores como las emociones, los hábitos de vida… Por ello , ¿Pensáis que puede ser lo mismo una persona que afronte el dolor de manera positiva a otra que lo haga de manera catastrofista? ¿Influirá en esa persona una alimentación saludable a una alimentación basada en comida basura? ¿Influirá si hemos castigado al cuerpo por innumerables traumatismos o agotamiento? o ¿sí la persona ha sido maltratada en su infancia? 

 

 

El dolor solo es una expresión de que algo en nuestro cuerpo no funciona bien, pero debemos dejar atrás el concepto de que el dolor va ligado a una lesión específicamente en el tejido que nos duele. Actualmente la mayoría de gente que presenta hernias de disco no le duele la espalda debido a ellas, si no por los factores personales que rodean a la misma. Son numerosos estudios lo que encuentran hallazgos radiológicos por casualidad sin que necesariamente esa zona que una radiografía o una resonancia presenta como dañada duela. Estos son conceptos que aún debemos de ir aceptando en la sociedad para poder avanzar en el desarrollo de una medicina más respetuosa con el cuerpo y la mente y que presente al paciente resultados óptimos en la resolución de su experiencia del dolor.

En Osteovida. Clínica Osteopática del Dolor en Pinto ( Madrid) seguimos estudiando y comprendiendo la complejidad del dolor y del ser humano para poder proponer herramientas terapéuticas específicas en cada paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.